WWW.DISSERTATION.XLIBX.INFO
FREE ELECTRONIC LIBRARY - Dissertations, online materials
 
<< HOME
CONTACTS



Pages:   || 2 | 3 |

«Federico García Lorca Romancero gitano Romance de la luna, luna A Conchita García Lorca La luna vino a la fragua con su polisón de nardos. El ...»

-- [ Page 1 ] --

Federico García Lorca

Romancero gitano

Romance de la luna, luna

A Conchita García Lorca

La luna vino a la fragua

con su polisón de nardos.

El niño la mira mira.

El niño la está mirando.

En el aire conmovido

mueve la luna sus brazos

y enseña, lúbrica y pura,

sus senos de duro estaño.

Huye, luna, luna, luna.

Si vinieran los gitanos,

harían con tu corazón

collares y anillos blancos.

Niño, déjame que baile.

Cuando vengan los gitanos, te encontrarán sobre el yunque con los ojillos cerrados.

Huye, luna, luna, luna, que ya siento sus caballos.

Niño, déjame, no pises mi blancor almidonado.

El jinete se acercaba tocando el tambor del llano.

Dentro de la fragua el niño tiene los ojos cerrados.

Por el olivar venían, bronce y sueño, los gitanos.

Las cabezas levantadas y los ojos entornados.

Cómo canta la zumaya, ¡ay cómo canta en el árbol!

Por el cielo va la luna con un niño de la mano.

Dentro de la fragua lloran, dando gritos, los gitanos.

El aire la vela, vela.

El aire la está velando.

Preciosa y el aire A Dámaso Alonso Su luna de pergamino Preciosa tocando viene, por un anfibio sendero de cristales y laureles.

El silencio sin estrellas, huyendo del sonsonete, cae donde el mar bate y canta su noche llena de peces.

En los picos de la sierra los carabineros duermen guardando las blancas torres donde viven los ingleses.

Y los gitanos del agua levantan por distraerse, glorietas de caracolas y ramas de pino verde.

Su luna de pergamino Preciosa tocando viene.

Al verla se ha levantado el viento, que nunca duerme.

San Cristobalón desnudo, lleno de lenguas celestes, mira a la niña tocando una dulce gaita ausente.

Niña, deja que levante tu vestido para verte.

Abre en mis dedos antiguos la rosa azul de tu vientre.

Preciosa tira el panadero y corre sin detenerse.

El viento-hombrón la persigue con una espada caliente.

Frunce su rumor el mar.

Los olivos palidecen.

Cantan las flautas de umbría y el liso gong de la nieve.

¡Preciosa, corre, Preciosa, que te coge el viento verde!

¡Preciosa, corre, Preciosa!

¡Míralo por dónde viene!

Sátiro de estrellas bajas con sus lenguas relucientes.

Preciosa, llena de miedo, entra en la casa que tiene, más arriba de los pinos, el cónsul de los ingleses.

Asustados por los gritos tres carabineros vienen, sus negras capas ceñidas y los gorros en las sienes.

El inglés da a la gitana un vaso de tibia leche, y una copa de ginebra que Preciosa no se bebe.

Y mientras cuenta, llorando, su aventura a aquella gente, en las tejas de pizarra el viento, furioso muerde.

Reyerta A Rafael Méndez En la mitad del barranco las navajas de Albacete, bellas de sangre contraria, relucen como los peces.

Una dura luz de naipe recorta en el agrio verde, caballos enfurecidos y perfiles de jinetes.

En la copa de un olivo lloran dos viejas mujeres.

El toro de la reyerta se sube por las paredes.

Ángeles negros traían pañuelos y agua de nieve.

Ángeles con grandes alas de navajas de Albacete.

Juan Antonio el deMontilla rueda muerto la pendiente, su cuerpo lleno de lirios y una granada en las sienes.

Ahora monta cruz de fuego, carreta de la muerte.

El juez, con guardia civil, por los olivares viene.

Sangre resbalada gime muda canción de serpiente.

Señores guardias civiles;

aquí pasó lo de siempre.

Han muerto cuatro romanos y cinco cartagineses.

La tarde loca de higueras y de rumores calientes, cae desmayada en los muslos heridos de los jinetes.

Y ángeles negros volaban por el aire del poniente.

Ángeles de largas trenzas y corazones de aceite.

Romance sonámbulo A Gloria Giner y a Fernando de los Ríos Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes ramas.

El barco sobre la mar y el caballo en la montaña.

Con la sombra en la cintura ella sueña en su baranda, verde carne, pelo verde, con ojos de fría plata.

Verde que te quiero verde.

Bajo la luna gitana, las cosas la están mirando y ella no puede mirarlas.

Verde que te quiero verde.

Grandes estrellas de escarcha, vienen con el pez de sombra que abre el camino del alba.

La higuera frota su viento con la lija de sus ramas, y el monte, gato garduño, eriza sus pitas agrias.

¿Pero quién vendrá? ¿Y por dónde...?

Ella sigue en su baranda, verde carne, pelo verde, soñando en la mar amarga.

Compadre, quiero cambiar mi caballo por su casa, mi montura por su espejo, mi cuchillo por su manta.

Compadre, vengo sangrando, desde los puertos de Cabra.

Si yo pudiera, mocito, ese trato se cerraba.

Pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa.

Compadre, quiero morir decentemente en mi cama.

De acero, si puede ser, con las sábanas de holanda.

¿No ves la herida que tengo desde el pecho a la garganta?

Trescientas rosas morenas lleva tu pechera blanca.

Tu sangre rezuma y huele alrededor de tu faja.

Pero yo ya no soy yo, ni mi casa es ya mi casa.

Dejadme subir al menos hasta las altas barandas, ¡dejadme subir!, dejadme hasta las verdes barandas.





Barandales de la luna por donde retumba el agua.

Ya suben los dos compadres hacia las altas barandas.

Dejando un rastro de sangre.

Dejando un rastro de lágrimas.

Temblaban en los tejados farolillos de hojalata.

Mil panderos de cristal, herían la madrugada.

Verde que te quiero verde, verde viento, verdes ramas.

Los dos compadres subieron.

El largo viento, dejaba en la boca un raro gusto de hiel, de menta y de albahaca.

¡Compadre! ¿Dónde está, dime?

¿Dónde está tu niña amarga?

¡Cuántas veces te esperó!

¡Cuántas veces te esperara cara fresca, negro pelo, en esta verde baranda!

Sobre el rostro del aljibe se mecía la gitana.

Verde cama, pelo verde, con ojos de fría plata.

Un carámbano de luna la sostiene sobre el agua.

La noche se puso íntima como una pequeña plaza.

Guardias civiles borrachos en la puerta golpeaban.

Verde que te quiero verde.

Verde viento. Verdes ramas.

El barco sobre la mar.

Y el caballo en la montana.

La monja gitana A José Moreno Villa Silencio de cal y mirto.

Malvas en las hierbas finas.

La monja borda alhelíes sobre una tela pajiza.

Vuelan en la araña gris, siete pájaros del prisma.

La iglesia gruñe a lo lejos como un oso panza arriba.

¡Qué bien borda! ¡Con qué gracia!

Sobre la tela pajiza, ella quisiera bordar flores de su fantasía.

¡Qué girasol! ¡Qué magnolia de lentejuelas y cintas!

¡Qué azafranes y qué lunas, en el mantel de la misa!

Cinco toronjas se endulzan en la cercana cocina.

Las cinco llagas de Cristo cortadas en Almería.

Por los ojos de la monja galopan dos caballistas.

Un rumor último y sordo le despega la camisa, y al mirar nubes y montes en las yertas lejanías, se quiebra su corazón de azúcar y yerbaluisa.

¡Oh!, qué llanura empinada con veinte soles arriba.

¡Qué ríos puestos de pie vislumbra su fantasía!

Pero sigue con sus flores, mientras que de pie, en la brisa, la luz juega el ajedrez alto de la celosía.

La casada infiel A Lydia Cabrera y a su negrita Y que yo me la lleve al río creyendo que era mozuela, pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago y casi por compromiso.

Se apagaron los faroles y se encendieron los grillos.

En las últimas esquinas toqué sus pechos dormidos, y se me abrieron de pronto como ramos de jacintos.

El almidón de su enagua me sonaba en el oído, como una pieza de seda rasgada por diez cuchillos.

Sin luz de plata en sus copas los árboles han crecido, y un horizonte de perros ladra muy lejos del río.

Pasadas las zarzamoras, los juncos y los espinos, bajo su mata de pelo hice un hoyo sobre el limo.

Yo me quité la corbata.

Ella se quitó el vestido.

Yo el cinturón con revólver Ella sus cuatro corpiños.

Ni nardos ni caracolas tienen el cutis tan fino, ni los cristales con luna relumbran con ese brillo.

Sus muslos se me escapaban como peces sorprendidos, la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío.

Aquella noche corrí el mejor de los caminos, montado en potra de nácar sin bridas y sin estribos.

No quiero decir, por hombre, las cosas que ella me dijo.

La luz del entendimiento me hace ser muy comedido.

Sucia de besos y arena, yo me la lleve del río.

Con el aire se batían las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy.

Como un gitano legítimo.

La regalé un costurero grande de raso pajizo, y no quise enamorarme porque teniendo marido me dijo que era mozuela cuando la llevaba al río.

Romance de la pena negra A José Navarro Pardo Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora, cuando por el monte oscuro baja Soledad Montoya.

Cobre amarillo, su carne, huele a caballo y a sombra.

Yunques ahumados sus pechos, gimen canciones redondas.

Soledad, ¿por quién preguntas sin compaña y a estas horas?

Pregunte por quien pregunte, dime: ¿a ti qué se te importa?

Vengo a buscar lo que busco, mi alegría y mi persona.

Soledad de mis pesares, caballo que se desboca, al fin encuentra la mar y se lo tragan las olas.

No me recuerdes el mar, que la pena negra, brota en las sierras de aceituna bajo el rumor de las hojas.

¡Soledad, qué pena tienes!

¡Qué pena tan lastimosa!

Lloras zumo de limón agrio de espera y de boca.

¡Qué pena tan grande!

Corro mi casa como una loca, mis dos trenzas por el suelo, de la cocina a la alcoba.

¡Qué pena! Me estoy poniendo de azabache, carne y ropa.

¡Ay mis camisas de hilo!

¡Ay mis muslos de amapola!

Soledad: lava tu cuerpo con agua de las alondras, y deja tu corazón en paz, Soledad Montoya.

Por abajo canta el río:

volante de cielo y hojas.

Con flores de calabaza, la nueva luz se corona.

¡Oh pena de los gitanos!

Pena limpia y siempre sola.

¡Oh pena de cauce oculto y madrugada remota!

San Miguel (Granada) A Diego Buigas de Dalmau Se ven desde las barandas, por el monte, monte, monte, mulos y sombras de mulos cargados de girasoles.

Sus ojos en las umbrías se empañan de inmensa noche.

En los recodos del aire cruje la aurora salobre.

Un cielo de mulos blancos cierra sus ojos de azogue dando a la quieta penumbra un final de corazones.

Y el agua se pone fría para que nadie la toque.

Agua loca y descubierta por el monte, monte, monte.

San Miguel lleno de encajes en la alcoba de su torre, enseña sus bellos muslos ceñidos por los faroles.

Arcángel domesticado en el gesto de las doce, finge una cólera dulce de plumas y ruiseñores.

San Miguel canta en los vidrios;

efebo de tres mil noches, fragante de agua colonia y lejano de las flores.

El mar baila por la playa, un poema de balcones.

Las orillas de la luna pierden juncos, ganan voces.

Vienen manolas comiendo semillas de girasoles, los culos grandes y ocultos como planetas de cobre.

Vienen altos caballeros y damas de triste porte, morenas por la nostalgia de un ayer de ruiseñores.

Y el obispo de Manila, ciego de azafrán y pobre, dice misa con dos filos para mujeres y hombres.

San Miguel se estaba quieto en la alcoba de su torre, con las enaguas cuajadas de espejitos y entredoses.

San Miguel, rey de los globos y de los números nones, en el primor berberisco de gritos y miradores.

San Rafael (Córdoba) A Juan Izquierdo Croselles I Coches cerrados llegaban a las villas de juncos donde las ondas alisan romano torso desnudo.

Coches, que el Guadalquivir tiende en su cristal maduro, entre láminas de flores y resonancia de nublos.

Los niños tejen y cantan el desengaño del mundo cerca de los viejos coches perdidos en el nocturno.

Pero Córdoba no tiembla bajo el misterio confuso, pues si la sombra levanta la arquitectura del humo, un pie de mármol afirma su casto fulgor enjuto.

Pétalos de lata débil recaman los grises puros de la brisa, desplegada sobre los arcos de triunfo.

Y mientras el puente sopla diez rumores de Neptuno, vendedores de tabaco huyen por el roto muro.

II Un solo pez en el agua

que a las dos Córdobas junta:

Blanca Córdoba de juncos.

Córdoba de arquitectura.

Niños de cara impasible en la orilla se desnudan, aprendices de Tobías y Merlines de cintura, para fastidiar al pez en irónica pregunta si quiere flores de vino o saltos de media luna.

Pero el pez que dora el agua y los mármoles enluta, les da lección y equilibrio de solitaria columna.

El Arcángel aljamiado de lentejuelas oscuras, en el mitin de las ondas buscaba rumor y cuna.

Un solo pez en el agua.

Dos Córdobas de hermosura.

Córdoba quebrada en chorros.

Celeste Córdoba enjuta.

San Gabriel (Sevilla) A D. Agustín Viñuales I Un bello niño de junco, anchos hombros, fino talle piel de nocturna manzana, boca triste y ojos grandes, nervio de plata caliente, ronda la desierta calle.

Sus zapatos de charol rompen las dalias del aire, con los dos ritmos que cantan breves lutos celestiales.

En la ribera del mar no hay palma que se le iguale, ni emperador coronado ni lucero caminante.

Cuando la cabeza inclina sobre su pecho de jaspe, la noche busca llanuras porque quiere arrodillarse.

Las guitarras suenan solas para San Gabriel Arcángel, domador de palomillas y enemigo de los sauces.

San Gabriel: El niño llora en el vientre de su madre.

No olvides que los gitanos te regalaron el traje.

II Anunciación de los Reyes, bien lunada y mal vestida, abre la puerta al lucero que por la calle venía.

El Arcángel San Gabriel, entre azucena y sonrisa, bisnieto de la Giralda, se acercaba de visita.

En su chaleco bordado grillos ocultos palpitan.

Las estrellas de la noche se volvieron campanillas.

San Gabriel: Aquí me tienes con tres clavos de alegría.

Tu fulgor abre jazmines sobre mi cara encendida.

Dios te salve, Anunciación.

Morena de maravilla.



Pages:   || 2 | 3 |


Similar works:

«Chapter 5 Writing Hephzibah 2: The role of Menuhin family members The relationship between Hephzibah and Yehudi Menuhin It is impossible to research and write the life story of Hephzibah Menuhin without evaluating the important and at times overshadowing influence of her brother. Hephzibah always gave Yehudi great credit for her early lessons in performance. She said he taught her to show emotion in her playing, and that his criticisms about her approach to repertoire were very useful. Just how...»

«INSTRUCTIONS FOR FILLING ONLINE APPLICATION (Competitive Examination for Direct Recruitment to the post of Junior Personal Assistant & Stenographer Grade-II, 2015) GENERAL INSTRUCTIONS: 1. Applicants are advised to check their eligibility before proceeding to fill online application.2. Applicants are advised to take print out of format of application form annexed to these instructions and fill and check the entries to be made by them before proceeding to fill online application to avoid any...»

«Mar 14, 2011 Chapter 2 The Deep Time of the Dead [We are] mortal creatures who miss our dead friends, and thus can appreciate levitating tigers and portraits by Raphael for what they are—songs of mortality sung by the prisoners of time”1 Vous nous voyez ci-attachés cinq, six Quant de la chair, que trop avons nourrie, Elle est pieça devoree et pourrie, Et nous les os, devenons cendre et pouldre.You see us cleaving together, five, six: As for the flesh, that we nourished too much, It is...»

«RULES OF THE COURT OF COMMON PLEAS OF LEBANON COUNTY CIVIL DIVISION RULE NO. PAGE 52-51 TITLE AND CITATION OF RULES 1 52-52 INTENT OF RULES 1 52-76 DEFINITIONS 1 52-107 PUBLICATION 2 52-205.2(a) PAPERS AND DOCUMENTS; FILING 2 52-205.4 PRAECIPE FOR DISPOSITION 2 52-205.5 PRAECIPE FOR HEARING 4 52-205.6 SERVICE OF OPPOSING PARTIES 5 52-205.7 UNCONTESTED MATTERS 7 52-205.8 MOTION FOR RULE ABSOLUTE 7 52-206.4(C) PETITIONS 8 52-208.2(D) MOTIONS 9 52-208.2(E) DISCOVERY MOTIONS 9 52-208.3(A) MOTIONS 9...»

«Sermon #1541 Metropolitan Tabernacle Pulpit 1 UNPROFITABLE SERVANTS NO. 1541 DELIVERED ON LORD’S-DAY MORNING, JUNE 6, 1880, BY C. H. SPURGEON, AT THE METROPOLITAN TABERNACLE, NEWINGTON. “And cast you the unprofitable servant into outer darkness: there shall be weeping and gnashing of teeth.” Matthew 25:30. “So likewise you, when you shall have done all those things which are commanded you, say, We are unprofitable servants: we have done that which was our duty to do.” Luke 17:10....»

«Trading in sexual currency: Transactional sex, sexual coercion and sexual behaviours among young people in Uganda Choudhry, Vikas Published: 01/01/2015 Link to publication Citation for published version (APA): Choudhry, V. (2015). Trading in sexual currency: Transactional sex, sexual coercion and sexual behaviours among young people in Uganda Department of Clinical Sciences, Lund University General rights Copyright and moral rights for the publications made accessible in the public portal are...»

«FRANCO, Ludovico; ZAMPIERI, Elisa. Against a lexicalist account of inflected prepositions in Italian: experimental evidence from aphasia. ReVEL, v. 10, n. 18, 2012. [www.revel.inf.br].AGAINST A LEXICALIST ACCOUNT OF INFLECTED PREPOSITIONS IN ITALIAN: EXPERIMENTAL EVIDENCE FROM APHASIA Ludovico Franco1 Elisa Zampieri2 franco.ludovico@gmail.com zampy81@yahoo.it ABSTRACT: In this work we want to address the syntax of the so-called inflected prepositions (preposizioni articolate) in Italian,...»

«My Best Day: Presentation of Self and Social Manipulation in Facebook and IM Naomi S. Baron American University Washington, DC nbaron@american.edu Paper presented at Internet Research 8.0 Association of Internet Researchers Vancouver, British Columbia October 17-20, 2007 ABSTRACT By 2006, Facebook was the seventh most popular site on the Web, and registering on Facebook had become de rigueur on most American campuses. Facebook fills a variety of functions, including presentation of self to...»

«2014 Main Hall dimensions: Total seating: 1100/1229 seats 382 seats in the lower floor area/268 seats in the upper floor area (including 12 handicapped places) 18 boxes (total of 668 seats) 247 balcony seats 185 seats in the 2nd balcony 129 seats in the organ loft (not available for sale at PA events) Hall dimensions: 51 meters by 36 meters by 22 meters Acoustics: -acoustic designers: Artec Consultants Inc./Russell Johnson, New York, USA The audience area, the balconies and the stage have been...»

«CURRICULUM VITAE Hugh Burns, Ph.D. Professor Emeritus of English & Rhetoric [Texas Woman’s University] The Holland H. Coors Endowed Chair [USAF Academy] Education Ph.D. English Education (1979), University of Texas, Austin, TX M.A. English (1973), University of Southern California, Los Angeles, CA A.B. English (1968), San Diego State University, San Diego, CA A.A. Liberal Arts (1965), Southwestern Community College, Chula Vista, CA Dissertation Stimulating Rhetorical Invention in English...»

«1 Spring has sprung. Contents Spring has sprung and with that come warmer temperatures, Spring has sprung flowering trees and plants and, hopefully, some migrating birds! Time to dust off the binoculars and go out there and do Thank you, Old Mutual! some birding. Why not go and visit a virgin pentad and do Bird Ringers’ Get-together: Farm Wiese 3-6 May 2012 2 some atlasing? Dwerg maar man! Once again we have an issue that is jam-packed with interesting titbits of information. Jessica gives us...»

«Friday September 28th 9–9.45 AM Registration, Coffee & Welcome 10–11.30 AM Panel 1: Cities Panel 2: Subjectivity & Identity 11.30–1 PM Panel 3: Music & Opposition 1–2 PM Lunch Keynote: Dr Bob Jeffery, (Sheffield Hallam): ‘Oppositional 2–3 PM Salford: Dirty Old Town to Splintering Post-Industrial City’ 3–3.15 PM Break 3.15–4.45 PM Panel 4: Occupy & Anti-Cuts Panel 5: Opposition & Popular Culture Panel 1: Cities  Will Jackson, ‘Liberalism and the denial of conflict: the UK...»





 
<<  HOME   |    CONTACTS
2016 www.dissertation.xlibx.info - Dissertations, online materials

Materials of this site are available for review, all rights belong to their respective owners.
If you do not agree with the fact that your material is placed on this site, please, email us, we will within 1-2 business days delete him.